Un cuento premiado
 
LA TRADICIÓN CONTINÚA
Un cuento premiado
Acompañando con la imaginación
ENCUENTRO EN EL TRINEO DE SANTA CLAUS
ENTRANDO EN LAS OTRAS CARAS DEL PORTAL CREATIVO
Un cuento premiado
 
Imagen
 
Llegaron los extraterrestres
Una noche llena de estrellas, mi pequeña hermana Natalie veía una película de unos extraterrestres que querían ser los dueños del mundo y asustada se fue a dormir; poco a poco entro en un sueño muy extraño...
Su ropa era totalmente espacial; de color azul con plateado, con un casco que llevaba en la cabeza y un arma láser destructor.

Se asomó por la ventana de su cuarto y vio que en el patio estaba estacionada una nave con forma de pescado. Primero se asustó mucho, pero al rato salió a investigar. Esta nave era de color amarillo y en vez de puerta sólo tenia una ventana y por ahí entró.
Comenzó a jugar con todos los botones; de pronto escucho un ruido explosivo, quiso salir de la nave, pero ya era tarde, la nave estaba funcionando y volando en el espacio.

Se puso a llorar pensando que nunca volvería a su casa, lloró tanto que la nave se inundó y se hizo un corto circuito.
Cuando la nave Perdió toda su energía se estrelló con un planeta muy, pero muy colorido. Tan colorido que parecía un arcoiris y el cielo hecho todo de fuegos artificiales.

Esto es hermoso – miraba por la ventana, y se decidió a bajar. Vio que se acercaban seres extraños que nunca había visto; verdes, chiquitos y cabezones.
Cuando ya estaban muy cerca, ella Les preguntó dónde estaba y quienes eran ellos.
-Nosotros somos los habitantes de este planeta, Colorandia, donde la vida tiene color.
-Y tú ¿qué estas haciendo aquí?- preguntaron.
-Accidentalmente me choqué con este planeta y ahora mi nave está dañada.

-No te preocupes, nosotros te la arreglaremos- dijeron los extraterrestres. Y fueron a buscar sus herramientas.

Estas eran las herramientas más raras que había visto; una parecía una pesa y la otra un bastón de hada madrina, empezaron a trabajar. Como Natalie estaba aburrida fue a pasear.
En su camino se encontró a un monstruo de papel, y empezó a correr lo más rápido que podía ya que el monstruo la correteaba, por suerte sopló una fuerte brisa y el monstruo de papel perdió el equilibrio. Entonces, mi hermana aprovechó y usó su arma láser y de un solo tiro fue destrozado, éste no fue el fin del monstruo, como ella creyó, los pequeños pedazos de papel que quedaron empezaron a correr tras ella y no le quedó más remedio que comérselos uno a uno.

De tanto correr no se dio cuenta que había vuelto a donde estaba la nave. Preguntó si ya estaba lista y los verdes extraterrestres le dijeron que sí , pero que había una condición , tenia que pagarles veinticinco centavos porque de tanto trabajar les había dado hambre y querían comprarse un dulce.

-Yo los voy a acompañar aunque comí tanto papel que estoy llena.
-¡¡PAPEL!!- gritaron.
-Sí, pero era un monstruo de papel que sólo me quería asustar.
¡NOOOOO!!!. Ése era nuestro rey. ¡Ahora tu serás la reina y te quedarás aquí por siempre!

Con un hilo la amarraron y la encerraron. Trató de escapar, pero todo parecía imposible lo único que logró fue romper el hilo.

Cuando los guardias de la cárcel se durmieron agarró con un palo la llave y silenciosamente abrió la puerta y corrió muy apurada hacía la nave.

-¡Guardias se escapa, síganla!!!- gritó el comandante.
Todos salieron tras ella. Pero ya iba tan lejos que no pudieron alcanzarla. Ella se subió de nuevo por la ventana a la nave y como no sabia prenderla, jugó de nuevo con todos los botones, justo a tiempo despegó y la explosión hizo chicharrón a todos los extraterrestres que la correteaban.

-Por fin voy a volver a mi casa-dijo con alegría.
Cuando regresó al planeta Tierra, salió de la nave y empezó a escuchar una multitud que decía : “¡NATALIE!”, “¡NATALIE!”.

Era mi mamá que la llamaba a desayunar.
Entonces descubrió que todo era sólo un sueño ...

 
Primero de junio de 2003, Panamá
PAULIE RUIZ CONTE
Escríbeme
Podemos conversar.